CÓMO VIVIR EN "MODO MINDFULNESS"

Actualizado: 1 mar


Vivimos en modo stress, de eso no hay duda, siempre deprisa, siempre con miedo y agobiados, con la mente saltando de preocupación en preocupación, entre el pasado y el futuro. Nos cuesta estar en el "aquí y ahora", en presente, valorando y agradeciendo lo que sí tenemos y nos gusta, cuando en realidad el tiempo presente es el único en el que podemos estar, y en él no hay tanto stress, el stress está en el futuro cuando imaginamos una serie de fatales consecuencias si no hacemos esto o lo otro, o si sentimos que no hay tiempo o recursos.

Pero se nos están acabando las alternativas, o cambiamos el modo de vivir o morimos de stress, porque éste es el responsable directo o indirecto de más del 80% de las consultas al médico.

La alternativa a este modo de vivir que más bien es un "sin vivir" es el modo Mindfulness, más conscientes, más presentes, más equilibrados.

Hace unos días publiqué en Instagram un post que hablaba sobre Mindfulness y cómo facilitar que se recuerden los conceptos que lo hacen posible. Me quedé con ganas de desarrollarlo, pero claro en un post el número de palabras es limitado, por ello ahora escribo este artículo en el blog de mi web.


Comienzo por compartir lo que comentaba en el post de Instagram, quizás añadiendo algún detalle:

Cuando empecé a organizar cursos y workshops sobre Mindfulness me inventé un acrónimo para reunir todos los conceptos que considero fundamentales para vivir en “modo Mindfulness” y ayudar con ello, a recordarlos fácilmente.


El acrónimo es S.A.P.I.E.N.C.E., la palabra me vino a raíz de pensar en el ser humano. Somos el homo sapiens y estamos a punto de morir de stress como no cambiemos el “modo supervivencia” en el que vivimos bajo la dictadura de la mente.

Aunque no se usa mucho la palabra sapiencia en castellano, su significado es sabiduría, en inglés "sapience". Me pareció ideal el cambio de la "s" final de "sapiens" por la "c" y la "e", una forma simbólica de evolucionar, de ser más sabios, pero de verdad.

Hemos de conectar de una vez por todas con nuestro maestro interior, con nuestra esencia, justo el fin que persigue el Mindfulness.

¿Cómo?

Pues aprendiendo a estar más presentes, mas conscientes, haciendo uso de una serie de conceptos fundamentales y practicarlos juntos para que la fórmula funcione.

Para ello hemos de trabajar no sólo con la mente, sino también con el cuerpo y con nuestras emociones, nuestros tres YO’s. Os dejo este vídeo de menos de un minuto para que observes estos conceptos, no sólo con tu mente sino con todo tu ser, y deja que entren, que fluyan en ti, no intentes pensarlos, solo siéntelos. Otro día os los explico con más detalle.

Namasté🙏

Hoy es el día, y así continuo con este artículo, desarrollando un poco más cada uno de los conceptos que considero esenciales para vivir en modo Mindfulness y que a través de este acrónimo, S.A.P.I.E.N.C.E., confío en que te ayude a recordarlos casi sin esfuerzo.


Para empezar, te propongo una dinámica: antes de seguir leyendo mira con atención el video del principio de este artículo, observa cada concepto, no intentes definirlo solo con la mente, siente cada uno de ellos cuando los leas, pregúntate que significan para ti, cómo te sentirías practicándolos y que diferencias puedes intuir suponen con respecto a vivir en modo stress. Así, cuando después sigas leyendo el desarrollo de cada concepto, quizás tengas la mente más predispuesta, te sientas más motivado por lo que puedes conseguir, más seguro de iniciar una serie de cambios y en definitiva, que una parte de ti ya empiece a sentir los beneficios de vivir en modo Mindfulness.

Hay más conceptos, seguro, pero creo que estos son un buen punto de partida.


"S" de Silencio

Lo primero que tenemos que hacer es acallar el parloteo incesante de nuestra mente, el yo Número 1(Ego), siempre diciéndonos lo que tenemos que hacer y lo que no, siempre juzgando y etiquetando. Ese "ruido" nos impide sentir, escuchar a nuestro corazón, a nuestro yo Número 2 (Esencia o Alma).

El yo Número 1, no es malo, y también es necesario, en realidad solo quiere protegernos del desengaño, pero si lo dejamos sólo, funciona únicamente en "modo supervivencia", basándose en patrones del pasado para decidir nuestras actuaciones del futuro, olvidando que ya no somos los mismos que fuimos ayer, sin tener en cuenta que deseamos, con que soñamos y que nos haría felices desde el presente.

Paradójicamente el silencio mental no se consigue luchando con la mente, ni gritándole: ¡cállate!, sino aceptado ese ruido, dejando que te traspase, no enganchándote a ningún pensamiento.

Esto se consigue a través de cuerpo, poniendo atención a tu respiración, de igual forma que una mente agitada acorta la respiración, alargando la respiración, la mente se calla, sin lucha ni resistencia. 


Atención a la respiración, atención al cuerpo, empezar a practicar la meditación y el yoga serían buenas opciones para cultivar la "S" y en realidad el resto de letras.


"A" de Aceptación, Atención y Amabilidad

Con la "A" no he podido quedarme sólo con un concepto.

Tenemos que aceptar el momento presente tal cual es, con todo lo que nos gusta y sobre todo con lo que no nos gusta. Lo que está pasando, está pasando, sólo cuando lo aceptas puedes transformarlo.

Aceptar no es resignación, es reconocimiento, no para conformarse sino para poder valorar en toda su amplitud la situación y descubrir "para" qué puede servirte, y todas las posibilidades que se abren al ampliar el enfoque.


Estás donde tu atención esté, si tu atención está dispersa, tú estás disperso.

Solo desde la calma puedes enfocar tu atención, dirigir el foco hacia aquello que verdaderamente te interesa y por muchos inconvenientes que puedan haber, solo podrás resolverlos uno a uno cuando tu mirada esté puesta en tu objetivo, aquello que realmente quieres, no en tus miedos, aquello que temes y que no quieres que pase.


Aprender a trabajar la aceptación y a enfocar tu atención son habilidades propias del autoconocimiento, de un proceso de crecimiento personal, de empoderamiento y liderazgo interior, de un proceso de coaching.


Y en todos estos procesos la Amabilidad es clave, el modo en que te hablas, te cuidas y en el que hablas y cuidas al mundo que te rodea es determinante para avanzar.


"P" de Presente

El único tiempo real es AHORA, el pasado ya no existe, y como siempre digo a mis clientes, no tengo una máquina del tiempo para poder ir a él y cambiar aquello que pensamos que fue un error.

El futuro no ha llegado, no está escrito, por lo tanto aún no existe, y tampoco tengo una bola de cristal para visualizarlo.

Tu vida es la suma de muchos momentos, ocurridos todos ellos en un montón de  presentes que ya pasaron, instante tras instante, porque solo estás vivo aquí y ahora, sólo respiras ahora, sólo sientes ahora, y sólo ahora puedes hacer lo que tienes que hacer para construir ese futuro en base a lo que sientes que quieres en este preciso momento.


Y ¿cómo estar más en el presente?,parando para despertar, cultivando el "modo mindfulness", con los conceptos mencionados anteriormente y los que vienen ahora.

Si viviendo sólo en "modo mente", es vivir en "modo stress" y sólo hacemos que viajar del pasado al futuro, si además el pasado está cargado de  culpa y añoranza y el futuro es incierto y peligroso, ¿cómo vamos a estar bien?

El camino es simple aunque no es fácil, el cuerpo somatiza todo lo que pasa por tu mente aunque no lo escuchamos hasta que el dolor o la incomodidad se hacen insoportables. Nuestro cuerpo solo puede estar en presente, así que prestando atención a nuestro cuerpo, empezamos a ampliar nuestros espacios de tiempo presente, y no sólo eso, empezamos a darnos cuenta de que según como "pensamos" vemos la vida, pero que nuestros pensamientos no son la realidad sino una visión parcial de una realidad que es mucho más amplia. Si tu cuerpo esta dolorido, anestesiado, cansado, contracturado... tus pensamientos son negativos, y de todo tu cuerpo, el ancla más potente es la respiración.

No deja de sorprenderme que de todas las funciones vitales del cuerpo, la más importante de todas es la única que puede ser regulada por nosotros, y que a la vez esté tan vinculada a el modo en que pensamos. Tú no puedes decirle a tu corazón que se pare ni siquiera durante un segundo, ni a los riñones que dejen de filtrar, pero si puedes aprender a regular tu respiración. ¿Por qué será? No es casualidad.


"I" de Intención

El primer paso para cambiar cualquier cosa es tener la intención firme de hacerlo.

Toda nuestra energía, todo nuestro potencial, se pone al servicio de una intención clara. Por ello preguntarte ¿cuál es mi intención?, ¿qué es lo que quiero conseguir? ¿hacia dónde están destinados mis esfuerzos? es imprescindible para enfocar tu energía hacia la dirección adecuada.

Y esto no es lo mismo que "lo que quieres evitar", que "lo que no quieres que pase", sino todo lo contrario. Es atreverte a soñar, conectar con tu propósito en la vida, con lo que te hace feliz y tener la intención firme de ir a por ello.


"E" de Emociones

Nos enseñan que hay que esconder las emociones porque nos hacen débiles, que ser sensible te hace sufrir, cuando en realidad las emociones son nuestra brújula, la respuesta química a un pensamiento, vienen a ti para que las escuches no para que las anestesies.

Si no les prestas atención, serán cada vez mas intensas, necesitarás mas anestesia.

Las emociones no son ni buenas ni malas, todas son necesarias.

Si siempre estuviéramos alegres, llenos de energía, no descansaríamos, y no le daríamos a las cosas su justa valoración, piénsalo, una persona que pase lo que pase siempre se muestra alegre, tendería hacia un comportamiento maniaco.

Sin la tristeza no podríamos practicar la introspección, es necesaria para conectar con nosotros mismos, para sanar y descansar.

Sin miedo, no habríamos sobrevivido cómo especie. Pero una cosa es tener miedo a un peligro real y otra a mil posibilidades que pueden o no pueden suceder y que además no ponen en peligro tu supervivencia aunque tú así lo creas.

La ira es una energía atómica, nos hace actuar cuando creemos no hay más remedio, pero no es controlable, es de hecho la emoción más letal, incluso más que el miedo.

El asco nos hace identificar lo que puede ser tóxico, ya sean objetos, situaciones o personas.

Cultivar la IE (Inteligencia Emocional) es clave, mucho más que el CI (Coeficiente Intelectual).

Las emociones son claves, hablar de ellas daría al menos para un post nuevo y exclusivo, basta con que recuerdes que hay que escuchar y entrenar las emociones, sin ellas estás perdido.


"N" de No Juzgar

Este concepto me encanta, a la que ponemos la etiqueta de esto es bueno o malo, a la que juzgamos o criticamos, la mente nos ha vuelto a atrapar.

La crítica, los juicios, tienden a justificar pero no aportan soluciones.

Y no solo me refiero hacia los demás, todos sabemos que somos nuestros principales jueces y verdugos.

Si cultivas la paciencia y una mente abierta, puedes descubrir que un evento que originalmente parecía negativo, al final resulta que puede servirte mucho más de lo que creías. ¿No te ha pasado nunca que algo que catalogaste como un peligro o contratiempo, te acabó llevando a avanzar más de lo que habías imaginado?

Así avanza la ciencia y la vida, con "errores" y "fallos" que lo único que hacen es brindarte posibilidades de mejora.

El fracaso no existe, es siempre un aprendizaje que te acerca, como ninguna otra cosa, al éxito.



"C" de Consciencia y de Conocimiento

De nuevo otra letra que tiene dos conceptos, la "C".

Uno es la consciencia, creemos que estamos despiertos pero en realidad estamos muy dormidos. Si vivimos la vida desde la barrera, si dejamos que el miedo nos venza, si esperamos a que las cosas pasen, a que cambie el mundo... es que no somos conscientes del enorme potencial que tenemos cada uno de nosotros, no nos conocemos, nos negamos a cambiar y a desarrollarnos, por miedo a fracasar. El despertar de la consciencia es el camino, ese "darse cuenta" de las cosas, tomar el timón de tu vida y llevar tu barco al puerto que quieres.

La consciencia se trabaja con la intención, seguida de la atención, se desarrolla potenciando tu autoconocimiento: quién eres, para que estás aquí, qué quieres, etc.



La otra palabra con "C" es el conocimiento. Hay dos cosas por las que no hacemos los cambios necesarios para conseguir lo que queremos, una es el miedo y la otra es la ignorancia, es decir, la falta de conocimiento: no sabes como hacerlo, no tenemos las herramientas, ignoramos que vivir de otra forma es posible.

El conocimiento es todo lo que te hace crecer, puede venir de cualquier lado, de cualquier modo, pero has de estar despierto, creer en ti y en tus posibilidades, es entonces cuando el universo va a tu encuentro y te muestra toda la información que necesitas cuando la necesitas.



"E" de Equilibrio

Y por último la "E" de equilibrio, que merece una letra aparte aunque se repita.

Porque este es nuestro fin último y a la vez el principio de todo.

Dejar de librar una batalla en nuestro interior, poner a todos nuestros "YO's" a nuestro servicio, abandonar la dictadura de la mente para crear una democracia con tres ministros, mente, cuerpo y emociones, donde cada uno ponga lo mejor de si mismo y esté al servicio del bien del conjunto. 

La homeostasis es la condición natural de todo en la naturaleza, de todo, menos al parecer, del ser humano, y lo peor, por decisión propia.

¿Y nos llamamos Sapiens? pues si esto no ha funcionado hasta ahora, quizás es que es hora de evolucionar, quitar la "S" de stress y añadir la "C" y la "E". (SAPIENCE)



¿Quieres aprender a vivir en modo Mindfulness?

Si no quieres hacer este camino solo, que por supuesto se puede, aunque requiere de mayor trabajo, te propongo acompañarte con un programa de entrenamiento durante 8 semanas.

Basado en el método de reducción de stress ideado por John Kabat-Zinn, el padre del Mindfulness en occidente, te propongo 8 semanas de entrenamiento mente, cuerpo y emociones para conseguir silenciar el parloteo incesante de la mente, aprender a aceptar, enfocar tu atención, estar más presente, para descubrir tu verdadera intención, desarrollar tu inteligencia emocional, potenciar el no juzgar, evitando críticas y quejas, estar más consciente, ampliar tu conocimiento, en definitiva ser más feliz, más seguro de ti mismo, en armonía con las circunstancias del exterior, sean estas cuales fuesen y con el stress bajo control.


Aprenderás a conocerte, aceptarte, quererte, a cambiar patrones que te limitan y creencias que te paralizan.


Solo se necesita por tu parte compromiso y disciplina, es tu proceso, si tú no los tienes ¿quién los va a tener? es tu vida, nadie más puede vivirla por ti.

Una sesión semanal de una hora, reveladores contenidos (videos, artículos, audios…) y unas prácticas diarias guiadas, con sus correspondientes registros que comentaremos semana a semana.

Empezarás a ser consciente desde el principio y sus beneficios, si eres constante, llegarán muy pronto, sin apego.


Si quieres saber más te dejo el link de mi programa de entrenamiento para que descubras todos los detalles:


https://www.sientepiensacree.com/product-page/mindfulness-plan-de-entrenamiento-8-semanas


Y si tienes cualquier duda y sin ningún compromiso escríbeme a rachel@sientepiensacree.com, te escucho.

Aprende a vivir sin stress, en modo Mindfulness, entrenando mente, cuerpo y emociones, porque nadie más puede hacerlo por ti.

RACHEL K.


#lifejobtraining #coaching #yoga #mindfulness#sientepiensacree #creatuvida #sesionesonline #crecimientopersonal #consciencia #presente #organizatuvida #desarrollopersonal #inteligenciaemocional #respira #practicamindfulnes #sientepiensacree #creatuvida #mindfulcoaching #yoga #lifejobtraining #rachelk #tupuedes #liberatumente #sientetucuerpo #conectacontusemociones #emociones #lifetraining #entrena #cuerpomenteyemociones #sesionesonline #psicologa #coach #personaltrainer #respiracionconsciente #aceptar #atención #silenciomental #intencion #nojuicios #nocritica #equilibrio